Muerte Dulce: Riesgo de Intoxicación por Combustión

Con la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación se están produciendo cambios en la morfología e instalaciones de las viviendas que condicionan la forma que de ellas se hace uso, pudiendo generar riesgos en caso de que su utilización sea incorrecta. Estos cambios afectan entre otros aspectos a la Ventilación de los locales, y la producción parcial de Agua Caliente Sanitaria y Calefacción por medio de energías renovables.

En el aspecto en que trata este artículo existen condicionantes económicos, estéticos, e incluso atávicos que en casos en que el Promotor tiene una influencia relevante en la redacción del proyecto, (Viviendas unifamiliares dedicadas al uso propio o edificios cuya explotación realizará el propio Promotor como turismo rural, casas de campo etc.) conducen a adoptar soluciones tendentes a cumplir normativa aunque de dudosa eficacia.

No es extraño ver proyectos en los que por imposición urbanística de cascos históricos, por disponer el promotor de unos recursos de leña casi gratuitos en entornos rurales o simplemente por la ilusión que el promotor tenía de una chimenea o estufa en su salón, combinado con el hecho de que en segundas viviendas, edificios dedicados al turismo rural, casa de campo, etc. su ocupación esporádica hace que la amortización de la inversión y mantenimiento de una instalación de placas solares sea mucho más costosa que para un edificio de uso continuado, por lo que se tiende a eliminar la instalación de placas solares para generación de agua caliente sanitaria e incluso la instalación de calefacción mas convencional por una chimenea de leña, muchas de ellas preparadas para generar ACS y calefacción, cuyo mantenimiento está menos regulado en cuanto a frecuencia y personal especializado para realizarlo, y supuestamente con unos periodos de vida útil mucho mayores.

Otro aspecto a tener en cuenta es la reticencia por parte de estos promotores a la instalación de ventilación en el edificio que en la mayoría de los casos se asume como “Imperativo legal”, haciendo que el proyectista busque la de menor coste económico, por considerarla innecesaria, lo que supone no instalar intercambiadores de calor, reguladores higrométricos, variadores de velocidad y otros elementos, reguladores, detectores o automatismos que harían de esta una instalación muy eficaz. En muchos casos, en periodos fríos (otoño, invierno y primavera) en territorios fríos del norte, meseta o montaña, se considera inadmisible y muy difícil de entender por parte del promotor-usuario una entrada constante y permanente de aire frío exterior a temperaturas, en ocasiones, inferiores a -10 ºC, por lo que se busca una instalación que parcial o totalmente pueda inhabilitarse, ya sea desconectando los sistemas de extracción o anulando las entradas aire exterior.

   Aireador regulable en caja de persiana               Microventilación en carpintería

 

Estos dos sistemas de toma de aire directamente desde el exterior son los más frecuentemente instalados, ambos fácilmente manipulables, fundamentalmente el segundo (microventilación incorporada en carpintería).

Este último sistema se incorporó con posterioridad al CTE (Boletín Oficial del Estado, Núm. 99. Jueves 23 de abril de 2009. Sec. I Páginas 36424 y 36426), y tanto su eficacia como su cumplimiento de la totalidad de las prescripciones del CTE ha sido puesta en tela de juicio por un número importante de técnicos y expertos. (1)

Sea cual sea el sistema, no es difícil ver como en un mismo local, o en dos locales contiguos, aparecen simultáneamente una chimenea/estufa de fuego abierto, una toma de aire exterior para entrada de aire fácilmente inutilizable y un sistema de aspiración para dar cumplimiento al CTE-ISH, haciendo que el local quede en depresión respecto a la atmósfera exterior y en la que el conducto de expulsión de gases de la estufa pasa a funcionar como toma de aire exterior, en esta ocasión contaminado a su paso por la estufa por los humos de la combustión (incompleta por escasez de oxígeno).

Una circunstancia parecida (que también llegó a ocasionar víctimas mortales) se dio y aún sigue dándose en cocinas en las que se colocó una caldera de gas atmosférica (fuego abierto), junto con una campana extractora de humos, en la que la puesta en marcha del extractor ocasionaba el reflujo de gases de la combustión de la caldera introduciendo no solo los de la propia caldera, sino los de varias calderas si estaban conectadas a un mismo conducto de expulsión, ocasionando una combustión incompleta por falta de aportación de oxígeno a la combustión y en ocasiones agravándose en el caso de estar obstruidas o cerradas intencionadamente las rejillas de ventilación de la cocina. Esta situación se corrigió inicialmente con un conmutador que impedía el funcionamiento simultáneo de extractor y caldera, y posteriormente sustituyendo estas calderas por otras de combustión estanca que, en cualquier circunstancia, toma el aire para la combustión directamente del exterior.

PROCESO DE LA COMBUSTIÓN

Para comprender mejor el fenómeno, pasamos a continuación a recordar esquemáticamente el proceso de combustión de materia orgánica distinguiendo entre combustión “Completa” (con aportación suficiente o excesiva de Oxígeno) e “Incompleta” (reacción con déficit de Oxígeno), analizando los compuestos químicos generados en ambos casos y los efectos que ocasiona su exposición o contacto sobre el organismo.

COMBUSTIÓN COMPLETA DE COMBUSTIBLES
 

HIDRÓGENO + CARBONO +OXÍGENO

CALOR + LUZ +DIOXIDO DE CARBONO (CO2) + VAPOR DE AGUA (H2O)

COMBUSTIÓN INCOMPLETA DE COMBUSTIBLES 

HIDRÓGENO + CARBONO +OXÍGENO

CALOR + LUZ +MONOXIDO DE CARBONO (CO) + ÓXIDOS DE AZUFRE + ÓXIDOS DE NITRÓGENO + PARTÍCULAS 

  • MONÓXIDOS DE CARBONO CO.
  • ÓXIDOS DE AZUFRE
  • ÓXIDOS DE NITRÓGENO
  • PARTÍCULAS
  • HIDROCARBUROS NO QUEMADOS
  • OTROS.

Una combustión incompleta se puede deber a:

  • el uso de temperaturas excesivas, ya sean altas o bajas
  • el uso de combustibles con impurezas y/o
  • una incorrecta relación de aire/combustible para la combustión.

La combustión incompleta se produce cuando:

  • La entrada de aire no es adecuada, pues no hay suficiente oxígeno disponible para transformar todo el carbono en CO2. (Esto puede ser causado por mal diseño, falta de ventilación o sobrecarga de combustible).
  • Cuando la biomasa tiene una humedad alta, o sea está demasiado mojada (la temperatura de combustión no es suficientemente elevada como para completar las reacciones químicas).

PRODUCTOS Y EFECTOS DE LA COMBUSTIÓN

Monóxido de carbono CO. Se trata de un gas incoloro e inodoro que interfiere en la liberación de oxígeno en el cuerpo. Tiene una densidad 1,15 kg/m³ muy próxima a la del aire (0,967 respecto al aire) por lo que se mezcla con él, estratificándose lentamente hacia el techo del local donde se produce. En pequeñas cantidades puede provocar síntomas que van desde dolores de cabeza, mareos, debilidad, náuseas, confusión y desorientación hasta fatiga en gente sana y episodios de incremento de dolor en el pecho en personas con enfermedades cardíacas crónicas. Los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono pueden confundirse en ocasiones con los de la gripe o la intoxicación por alimentos. Mujeres embarazadas, bebés, ancianos y personas con anemia o con un historial de enfermedades cardíacas o respiratorias pueden ser particularmente sensibles a las exposiciones de monóxido de carbono. En grandes cantidades o en locales cerrados muy herméticos puede causar inconsciencia e incluso la muerte, llamada “Muerte Dulce”. Las concentraciones letales de CO pueden alcanzarse dentro de los 10 minutos si la víctima se encuentra confinada en un espacio cerrado. Su toxicidad también puede ocurrir en espacios semi-cerrados o habitaciones adyacentes a garajes.

Dióxido de nitrógeno. Es un gas incoloro e inodoro que irrita las mucosas de los ojos, la nariz y la garganta, y provoca dificultad al respirar después de haber estado expuesto a grandes cantidades. Se ha comprobado que una fuerte exposición o bien una exposición continuada a niveles bajos de dióxido de nitrógeno incrementa el riesgo de padecer una infección respiratoria; igualmente, se ha comprobado que diversas exposiciones repetidas a niveles altos de dióxido de nitrógeno pueden producir o contribuir a desarrollar enfermedades pulmonares como el enfisema. La exposición al dióxido de nitrógeno supone un riesgo especial para los niños y las personas con asma u otras enfermedades respiratorias.

Las partículas. Estas emisiones varían de acuerdo a la clase de madera que se esté quemando y están constituidas principalmente por cenizas provenientes de la combustión que se emiten cuando los combustibles no se queman por completo, pueden alojarse en los pulmones e irritar o dañar el tejido pulmonar. Algunos agentes contaminantes, como el radón y el benzopireno (ambos cancerígenos), se pegan a las pequeñas partículas que se inhalan y que, posteriormente, son depositadas en las zonas profundas de los pulmones.

Vapor de agua. El vapor de agua emitido por la salida de la cámara de combustión depende del contenido de humedad que posea la madera dispuesta a la quema y de la humedad relativa del aire de la zona. Inicialmente se disuelve en el aire, condensándose a medida que disminuye la temperatura sobre superficies más frías. No es tóxico.

Dióxido de carbono CO2 (También llamado anhídrido carbónico). El Dióxido o Bióxido de carbono es un gas inerte, no inflamable, sin color ni olor, que forma parte del aire. Tiene una densidad de 1.832 kg/m³. Es, por lo tanto, 1,5 veces más pesado que el aire por lo que en locales cerrados se estratifica yéndose a fondo-suelo del local. No es tóxico a no ser que desplace al aire. En este supuesto, a los pocos minutos se sufre síncope con pérdida de conocimiento y parada cardiorrespiratoria pudiendo ocasionar la muerte (caso que se da en algunas ocasiones al limpiar depósitos, cubas, bodegas o fosas sin ventilación en los que la fermentación ha consumido el oxígeno, sustituyéndolo por CO2). En los locales cerrados que nos ocupan solo es probable esta situación si se encuentran en un sótano sin ventilación. En otros casos, probablemente se produciría antes intoxicación con CO por mala combustión. El aire contiene un 0.03% de CO2..

CIFRAS DE LA COMBUSTIÓN

Para introducir un dato que permita establecer el orden de magnitud en el que nos movemos, en la siguiente tabla se enuncia la descarga de emisiones por combustión. Obsérvese que con 1 tonelada de madera aserrada seca se generan 7,17 Toneladas de gases de combustión. Es decir, con 10 Kg. de leña seca en una estufa se generan 717 kg. de gases de combustión, lo que puede equivaler a 600 m3 de gases de combustión (con un cierto margen de error-tolerancia, en función de presión, y temperatura, para una densidad de 1,2 kg/m3).

  • Emisiones generadas en la combustión de madera.

COMPONENTE

TON/ TON DE PRODUCTO

AGUA

0.4567

CO2

1.1787

CENIZAS

0.3735

N2

5.067

O2

0.0941

FUENTE : Convenio UIS-IDEAM.

Teóricamente para una combustión completa de 1 Kg. de madera seca (20% de humedad máxima) se necesitan 3,70 m3 de aire, al que hay que aplicar un coeficiente según el nivel de confinamiento de la llama que oscila entre 2,00 y 2,50 para estufas con puertas cerradas y entre 10 y 30 para hogares sin puertas.

Según Jøtul, un fuego abierto requiere aproximadamente 300m3 de aire cada hora, mientras que un aparato cerrado requiere sólo 30m3 por hora,

  • 1 Kg. leña da aprox. 3800 W.h de energía contenida (100% eficiencia)
  • 1 Kg. leña da aprox. 420 W.h (12% eficiencia) es lo que obtenemos cuando quemamos la leña en un hogar abierto.
  • 1 Kg. leña da aprox. 1900 W.h (50% eficiencia) es lo que obtenemos con un aparato con sistema de combustión tradicional.
  • 1 Kg. leña que da aprox. 2800 W.h (75% eficiencia) es lo que obtenemos con aparatos con sistema de combustión limpia – CB.

NORMATIVA A APLICAR EN ESTOS LOCALES Y A ESTAS INSTALACIONES

Básicamente se han de aplicar dos normas/reglamentos que en la actualidad se encuentran integrados en el CTE; El primero RITE (que regula las Instalaciones Térmicas) y el segundo DB-SH3 (que regula la Calidad del Aire Interior). Destacamos aquí los artículos más importantes que afectan directamente a estos locales-instalaciones.

RITE Artículo 2 Ámbito de aplicación

1. A efectos de la aplicación del RITE se considerarán como instalaciones térmicas las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria, destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.

2. El RITE se aplicará a las instalaciones térmicas en los edificios de nueva construcción y a las instalaciones térmicas que se reformen en los edificios existentes, exclusivamente en lo que a la parte reformada se refiere, así como en lo relativo al mantenimiento, uso e inspección de todas las instalaciones térmicas, con las limitaciones que en el mismo se determinan.

3. Se entenderá por reforma de una instalación térmica todo cambio que se efectúe en ella y que suponga una modificación del proyecto o memoria técnica con el que fue ejecutada y registrada. En tal sentido, se consideran reformas las que estén comprendidas en alguno de los siguientes casos:

  • a) La incorporación de nuevos subsistemas de climatización o de producción de agua caliente sanitaria o la modificación de los existentes.
  • b) La sustitución de un generador de calor o frío por otro de diferentes características.
  • c) La ampliación del número de equipos generadores de calor o frío.
  • d) El cambio del tipo de energía utilizada o la incorporación de energías renovables.
  • e) El cambio de uso previsto del edificio.

4. También se considerará reforma, a efectos de aplicación del RITE, la sustitución o reposición de un generador de calor o frío por otro de similares características, aunque ello no suponga una modificación del proyecto o memoria técnica.

5. Con independencia de que un cambio efectuado en una instalación térmica sea considerado o no reforma de acuerdo con lo dispuesto en el apartado anterior, todos los productos que se incorporen a la misma deberán cumplir los requisitos relativos a las condiciones de los equipos y materiales en el artículo 18 de este Reglamento.

6. No será de aplicación el RITE a las instalaciones térmicas de procesos industriales, agrícolas o de otro tipo, en la parte que no esté destinada a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.

RITE Artículo 3 Responsabilidad de su aplicación

Quedan responsabilizados del cumplimiento del RITE, los agentes que participan en el diseño y dimensionado, ejecución, mantenimiento e inspección de estas instalaciones, así como las entidades e instituciones que intervienen en el visado, supervisión o informe de los proyectos o memorias técnicas y los titulares y usuarios de las mismas, según lo establecido en este reglamento.

RITE Artículo 11 Bienestar e higiene

Las instalaciones térmicas deben diseñarse y calcularse, ejecutarse, mantenerse y utilizarse de tal forma que se obtenga una calidad térmica del ambiente, una calidad del aire interior y una calidad de la dotación de agua caliente sanitaria que sean aceptables para los usuarios del edificio sin que se produzca menoscabo de la calidad acústica del ambiente, cumpliendo los requisitos siguientes:

  • 1. Calidad térmica del ambiente: las instalaciones térmicas permitirán mantener los parámetros que definen el ambiente térmico dentro de un intervalo de valores determinados con el fin de mantener unas condiciones ambientales confortables para los usuarios de los edificios.
  • 2. Calidad del aire interior: las instalaciones térmicas permitirán mantener una calidad del aire interior aceptable, en los locales ocupados por las personas, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso normal de los mismos, aportando un caudal suficiente de aire exterior y garantizando la extracción y expulsión del aire viciado.
  • 3. Higiene: las instalaciones térmicas permitirán proporcionar una dotación de agua caliente sanitaria, en condiciones adecuadas, para la higiene de las personas.
  • 4. Calidad del ambiente acústico: en condiciones normales de utilización, el riesgo de molestias o enfermedades producidas por el ruido y las vibraciones de las instalaciones térmicas, estará limitado.

RITE Artículo 15 Documentación técnica de diseño y dimensionado de las instalaciones térmicas

1. Las instalaciones térmicas incluidas en el ámbito de aplicación del RITE deben ejecutarse sobre la base de una documentación técnica que, en función de su importancia, debe adoptar una de las siguientes modalidades:

  • a) cuando la potencia térmica nominal a instalar en generación de calor o frío sea mayor que 70 kW, se requerirá la realización de un proyecto;
  • b) cuando la potencia térmica nominal a instalar en generación de calor o frío sea mayor o igual que 5 kW y menor o igual que 70 kW, el proyecto podrá ser sustituido por una memoria técnica;

RITE Artículo 17 Memoria técnica

1. La memoria técnica se redactará sobre impresos, según modelo determinado por el órgano competente de la Comunidad Autónoma, y constará de los documentos siguientes:

  • a) Justificación de que las soluciones propuestas cumplen las exigencias de bienestar térmico e higiene, eficiencia energética y seguridad del RITE.
  • b) Una breve memoria descriptiva de la instalación, en la que figuren el tipo, el número y las características de los equipos generadores de calor o frío, sistemas de energías renovables y otros elementos principales;
  • c) El cálculo de la potencia térmica instalada de acuerdo con un procedimiento reconocido. Se explicitarán los parámetros de diseño elegidos;
  • d) Los planos o esquemas de las instalaciones.

2. Será elaborada por instalador habilitado, o por técnico titulado competente. El autor de la memoria técnica será responsable de que la instalación se adapte a las exigencias de bienestar e higiene, eficiencia energética y seguridad del RITE y actuará coordinadamente con el autor del proyecto general del edificio.

RITE Artículo 26 Mantenimiento de las instalaciones

6. El mantenimiento de las instalaciones sujetas a este RITE será realizado de acuerdo con lo establecido en la IT 3, atendiendo a los siguientes casos:

a) Instalaciones térmicas con potencia térmica nominal total instalada en generación de calor o frío igual o superior a 5 kW e inferior o igual a 70 kW.

Estas instalaciones se mantendrán por una empresa mantenedora, que debe realizar su mantenimiento de acuerdo con las instrucciones contenidas en el «Manual de Uso y Mantenimiento».

RITE Instrucciones Técnicas Complementarias.-

IT 1.1.4.2. Exigencia de calidad del aire interior

IT 1.1.4.2.1. Generalidades

  • 1. En los edificios de viviendas, a los locales habitables del interior de las mismas, los almacenes de residuos, los trasteros, los aparcamientos y garajes; y en los edificios de cualquier otro uso, a los aparcamientos y los garajes se consideran válidos los requisitos de calidad de aire interior establecidos en la Sección HS 3 del Código Técnico de la Edificación.
  • 2. El resto de edificios dispondrá de un sistema de ventilación para el aporte del suficiente caudal de aire exterior que evite, en los distintos locales en los que se realice alguna actividad humana, la formación de elevadas concentraciones de contaminantes, de acuerdo con lo que se establece en el apartado 1.4.2.2 y siguientes. A los efectos de cumplimiento de este apartado se considera válido lo establecido en el procedimiento de la UNE-EN 13779.

IT 1.3.4.1.2 Salas de máquinas

IT 1.3.4.1.2.1 Ámbito de aplicación

  1. Se considera sala de máquinas al local técnico donde se alojan los equipos de producción de frío o calor y otros equipos auxiliares y accesorios de la instalación térmica, con potencia superior a 70 kW. Los locales anexos a la sala de máquinas que comuniquen con el resto del edificio o con el exterior a través de la misma sala se consideran parte de la misma.
  2. No tienen consideración de sala de máquinas los locales en los que se sitúen generadores de calor con potencia térmica nominal menor o igual que 70 kW o los equipos autónomos de climatización de cualquier potencia, tanto en generación de calor como de frío, para tratamiento de aire o agua, preparados en fábrica para instalar en exteriores. Tampoco tendrán la consideración de sala de máquinas los locales con calefacción mediante generadores de aire caliente, tubos radiantes a gas, o sistemas similares; si bien en los mismos se deberán tener en consideración los requisitos de ventilación fijados en la norma UNE EN 13.410.
  3. Las salas de máquinas para centrales de producción de frío cumplirán con lo dispuesto en la reglamentación vigente que les sea de aplicación.
  4. Las exigencias de este apartado deberán considerarse como mínimas, debiendo cumplirse, además, con la legislación de seguridad vigente que les afecte.

CTE Art 13.3 Exigencia básica HS 3: Calidad del aire interior

  1. Los edificios dispondrán de medios para que sus recintos se puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante el uso normal de los edificios, de forma que se aporte un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado por los contaminantes.
  2. Para limitar el riesgo de contaminación del aire interior de los edificios y del entorno exterior en fachadas y patios, la evacuación de productos de combustión de las instalaciones térmicas se producirá, con carácter general, por la cubierta del edificio, con independencia del tipo de combustible y del aparato que se utilice, de acuerdo con la reglamentación específica sobre instalaciones térmicas.

CTE-HS3.- 1.1 Ámbito de aplicación

 

1 Esta sección se aplica, en los edificios de viviendas, al interior de las mismas, los almacenes de residuos, los trasteros, los aparcamientos y garajes; y, en los edificios de cualquier otro uso, a los aparcamientos y los garajes. Se considera que forman parte de los aparcamientos y garajes las zonas de circulación de los vehículos.

2 Para locales de cualquier otro tipo se considera que se cumplen las exigencias básicas si se observan las condiciones establecidas en el RITE.

 

RECOMENDACIONES DE LOS FABRICANTES DE ESTOS PRODUCTOS.

Cada fabricante propone unas recomendaciones distintas a la hora de realizar la instalación de estufas, insertables, chimeneas, etc. (El mismo criterio sería de aplicación para cocinas tradicionales de leña y/carbón), pero básicamente todos coinciden en un concepto claro: Se necesita una aportación adicional específica de aire para su correcto funcionamiento. Se adjuntan a continuación las de algunos fabricantes reconocidos:

DOVRE. Ventilación del local

Para la combustión de madera, carbón o gas se necesita oxígeno. Así pues, es sumamente importante que la habitación donde vaya a instalarse el aparato se ventile a menudo.

En caso de ventilación insuficiente, la combustión puede verse ligeramente alterada y la perfecta circulación del humo por la chimenea puede verse amenazada, con el posible escape de humo en la habitación a resultas de ello.

Coloque una rejilla de ventilación en la habitación para garantizar la circulación de aire fresco. Esta medida es necesaria sobre todo tratándose de habitaciones bien aisladas, cuando hay ventilación mecánica.

Compruebe si hay otros aparatos que funcionen con aire en la misma habitación o en la casa, como por ejemplo, otro tipo de calefacción, un extractor de humo, una secadora o un ventilador de cuarto de baño. No utilice estos aparatos si la chimenea está encendida y busque una entrada de aire adicional si debe utilizarlos.

JØtul.- 6.2 Suministro de aire

Advertencia: Asegúrese de que la habitación en la que se va a instalar la estufa dispone del sistema de ventilación apropiado.

Un suministro de aire inadecuado puede hacer que el gas de combustión se esparza por la habitación, lo cual entraña un grave peligro. Si sucediese, se producirían síntomas como olor a humo, somnolencia, ganas de vomitar y nauseas.

Compruebe que no están obstruidos los respiraderos de la habitación en la que está instalada la estufa.

Evite el uso de sistemas de ventilación mecánicos en la habitación donde esté la estufa ya que podrían crear una presión negativa y aspirar gases venenosos hacia la habitación.

Existen determinados productos diseñados para insuflar aire externo de forma directa a la estufa. Así se garantiza que la estufa recibe aire de combustión cuando la puerta de ésta está cerrada, independientemente del sistema de ventilación de la propiedad.

CONCLUSIONES

A la vista de todo lo anterior podemos afirmar que:

1.- Tanto el Código Técnico de la Edificación como el RITE son de aplicación a este tipo de instalaciones, aunque ninguna de las dos normas les da un tratamiento específico, no establecen por lo tanto normas concretas ni aporta criterios de cálculo específicos.

2.- Los intervención de técnicos y profesionales en su Proyecto, Ejecución, y mantenimiento puede hacerles al menos, parcialmente responsables de los accidentes que se deriven de su mal funcionamiento.

3.- Un sistema de microventilación en carpintería no aporta el caudal necesario para la renovación de aire del local conjuntamente con el necesario para la combustión de una estufa o chimenea de leña.

4.- Cualquier sistema que permita el cierre de admisión de aire en un local simultáneamente al encendido y funcionamiento de una chimenea o estufa, tales como microventilaciones o aireadores de caudal regulable en ventanas o persianas suponen un riesgo muy importante para los usuarios (a menudo desconocedores de funcionamiento de estos equipos).

5.- Es lógico plantear que demandas variables de aire para funciones distintas, con caudales muy diferentes, y con sistemas e extracción incompatibles entre sí (tiro natural frente a ventilación forzada; sobrepresión frente a depresión) se deberían resolver con sistemas independientes.

6.- Al igual que en las calderas de gas, deberíamos tender a que el aire para la combustión tuviese un itinerario propio, independiente del aire del local para respirar sus usuarios siendo la opción mas aconsejable la toma directa desde el exterior.

(1).-Texto tomado de www.Energyconsulting.wordpress.com. El documento DBHS3 exige que las aberturas de admisión cumplan una serie de requisitos, en el apartado 2 pone como ejemplo la microventilación, pero además de esto es necesario que dicho dispositivo verifique el resto de los requisitos en función de las características de cada proyecto. Por ejemplo: Para que la microventilación cumpla con el caudal mínimo exigido es necesario que el dimensionamiento de la ventana sea suficiente. Es decir, si la ventana es pequeña, el caudal que permite la microventilación puede ser insuficiente. Además, dependiendo del uso y del numero de ocupantes es necesario un mayor o menor caudal. Además, la parte de la apertura que puede considerarse como abertura de admisión solamente es la que esté por encima de 1,8 m de altura. Por lo tanto la utilización de la microventilación como apertura de admisión estaría muy limitada. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que mientras se use la microventilación, en las zonas climáticas C, D y E se incumple el documento del CTE de Ahorro de Energía puesto que éste no admite una permeabilidad al aire de la ventana de clase 1. También se incumpliría el correspondiente aislamiento acústico.