Asientos en Casa Antigua

Juan pregunta: “voy a hacer una rehabilitación de una casa vieja en un pueblo y me ocurre que los suelos de la planta primera y ático están cedidos hacia el interior de la casa. Está claro que la casa ha sufrido asientos y se han agrietado paredes, se han descuadrado puertas… etc. ¿Cómo corrijo los asientos para que no vuelvan a producirse?”

 

Lo primero es hacer un análisis de las posibles causas: de tu duda podemos deducir que el problema es el que se refleja en el croquis adjunto: los pilares centrales han tenido un asiento mucho mayor que las paredes del perímetro del edificio, que serán con toda probabilidad muros de carga. Esto es debido a que el coeficiente de trabajo del terreno bajo los muros de carga es muchísimo menor que el coeficiente de trabajo del terreno bajo los pilares, por lo que los asientos sufridos por los pilares centrales son muchísimo mayores que los de las paredes de fachada (en algunas ocasiones esto puede alcanzar hasta 40 ó 50 cm. de diferencia).

 

Suele pasar que a medida que se producían los asientos, los propietarios, iban rellenando los suelos para nivelar, aumentando el peso que soportaban los pilares y agravando por lo tanto el problema, requiriendo un nuevo relleno para volver a nivelar el suelo en la siguiente intervención.

La solución consiste en descargar parte del peso muerto introducido en las distintas nivelaciones, intentar recolocar el forjado en su posición original mediante gatos y puntales y recalzar la cimentación construyendo una zapata cuyo cálculo no sea estrictamente resistente, sino que el coeficiente de trabajo del terreno bajo la zapata sea igual al coeficiente de trabajo del terreno bajo los muros.